Ir a la edición completa
elEconomista.es
Viernes, 17 de Agosto de 2018 Actualizado a las 23:17

México abre investigación a Del Valle por manipular la acción del Popular

7:15 - 17/07/2018
del-valle-antonio-770-bloomberg.jpg

La Justicia mexicana ya ha iniciado las actuaciones judiciales contra el empresario Antonio del Valle por el caso Popular. La Procuraduría General de México ha admitido a trámite la demanda interpuesta el pasado mes de junio por un grupo de inversores mexicanos que perdieron su dinero tras la resolución del banco. Los demandantes piden directamente a Del Valle y a su sobrino, Jaime Ruiz Sacristán (presidente de la bolsa de México), que compensen las pérdidas que sufrieron tras la caída del banco.

La Justicia azteca inicia así la investigación, por la vía penal, sobre ambos demandados y abre la fase de aportación de pruebas e indicios, según informan fuentes conocedoras del caso.

Concretamente, el grupo de demandantes mexicanos apunta a que Del Valle y Ruiz Sacristán presuntamente vulneraron el deber de reserva que les corresponde como miembros del consejo de administración del banco. Del Valle fue consejero del Popular hasta septiembre de 2016, fecha en la que le sustituyó su sobrino hasta el día de la resolución de la entidad por parte de la Junta Única de Resolución (JUR). Según la demanda, ambos filtraron información negativa del banco con el objetivo de hacer caer el precio de la acción en beneficio propio.

En España, también se sigue una causa penal en la Audiencia Nacional contra Del Valle, el expresidente del banco Emilio Saracho y el consejo de administración de éste, por manipulación de mercado con el objetivo de tirar el precio la acción del banco para venderlo de forma rápida.

El empresario mexicano fue accionista del Popular desde 2013 con la ampliación de capital de 450 millones de euros que le dio entrada. Después reforzó su posición en la ampliación de capital que hizo la entidad en mayo de 2016 por 2.500 millones de euros, hasta mantener una posición en el banco del 4,25%.

Ron afirma que Saracho le dijo antes de asumir la presidencia que ni sabía ni llegaba a gestionar la entidad

Ángel Ron, presidente del Popular desde 2004 hasta el 20 de febrero de 2017, culpó directamente a Del Valle y Saracho de llevar la inestabilidad a la entidad. "Hubo una batalla por el control del poder del banco en 2016 iniciada por el grupo de accionistas mexicanos que pretendieron tomar la entidad a través de la ampliación de capital", aseguró durante su intervención del pasado jueves en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga la crisis financiera.

Según el exbanquero, Del Valle comenzó una "campaña personal contra la institución". El modo de hacerlo, siempre según las palabras de Ron, fue trasladando información "falsa" sobre la situación del Popular a los medios de comunicación. "Se trataba de una oportunidad para quedarse con el control del banco a un precio muy bajo", remarcó. Las críticas contra las intenciones y gestión de su sucesor tampoco se hicieron esperar. El exbanquero señaló que Emilio Saracho conocía perfectamente las intenciones de Del Valle cuando asumió el cargo.

Ron relató que mantuvo una conversación con Saracho antes de que asumiera la presidencia en la que éste le dijo que ni sabía ni llegaba a gestionar la entidad. "Cuando alguien dice que no va a gestionar un banco comercial no es menor, requiere una acción diaria porque se abren 1.700 tiendas todos los días, imagínense que un presidente dice que no va a gestionar su compañía, que la va a dejar ir". El que fue presidente del banco durante más de doce años relató que la intención de su sucesor era la misma que la de Del Valle: "Me dijo que la acción estaba cara y que su principio como banquero de inversión era producir pánico, asustar a los accionistas, a las autoridades y al mercado", describió. El objetivo de Saracho, según su antecesor, era vender el banco antes de junio o de lo contrario "montaría una tómbola con él".

Saracho: "Cuando asumí el cargo había una probabilidad elevada de que cayera"

Saracho, por su parte, que también intervino en la misma comisión el pasado jueves, basó su comparecencia en una defensa contra su gestión y las declaraciones de Ron. El último presidente del banco antes de la resolución aseguró que se encontró con una entidad con valor a "casi cero", "era una caca" y el mayor problema que tenía era de insolvencia y estaba a la vuelta de la esquina.

Saracho, también imputado por administración desleal, solicitó al magistrado el archivo de la causa después de que la CNMV remitiera un informe a la Audiencia Nacional en el que descartó manipulación de la acción. El juez descartó su petición después de que la Fiscalía Anticorrupción pidiera seguir investigando la causa.

Atrás | Portada | El Flash del Mercado | Noticias de portada | Índices Mundiales